Lun. Oct 18th, 2021

EL MINISTERIO DE INDUSTRIA, TURISMO Y ENERGÍA, CREA UN PROGRAMA DE AYUDAS PARA POTENCIAR LA IMPLANTACIÓN DEL COMERCIO ELECTRÓNICO.

LA CÁMARA DE COMERCIO DE SANTA CRUZ DE TENERIFE PRESENTA EL PROGRAMA DE AYUDA A LA IMPLANTACIÓN DEL COMERCIO ELECTRÓNICO CREADO POR EL MINISTERIO DE INDUSTRIA, ENERGÍA Y TURISMO.

 

FOTO: FEDETAX
FOTO: FEDETAX

Esta iniciativa fue presentada hoy por el director del departamento de Tecnologías de la Información de la Cámara de Comercio de Santa Cruz de Tenerife, Jorge Lorenzo Pintor, y el gerente de la consultora Bazarkt, Héctor Lite.

El Ministerio de Industria, Energía y Turismo, a través de la entidad pública empresarial Red.es. ha creado un programa de ayudas a la implantación del comercio electrónico dotado con un presupuesto de 18 millones de euros, de los cuales 1.7 millones irán destinados al tejido empresarial canario.

El 9 de septiembre culmina el plazo con el que cuentan las pymes canarias para optar al programa de ayudas. Los requisitos para optar a estas ayudas es disponer de una plantilla inferior a 250 empleados y un volumen de negocio anual que no exceda los 50 millones de euros y que tanto su domicilio social o fiscal, como la ubicación del establecimiento en el que se prestarán los servicios y se implantarán las soluciones tecnológicas, estén establecidos en la misma ciudad o comunidad autónoma.

El programa, denominado “Mentoring en Comercio Electrónico”, es una iniciativa dirigida pymes y autónomos, y que está dotado de un presupuesto para Canarias que asciende a 1,7 millones de euros,  que beneficiarán a más de 110 empresas. La Cámara de Comercio de Santa Cruz de Tenerife, a través de la consultora Bazarkt, especializada en la materia y homologadas por el Ministerio de Industria para ofrecer esos servicios de diagnóstico y asesoramiento, será la encargada de facilitar el acceso de las pymes a este programa.

Las subvenciones del Estado contemplan en el presupuesto el diagnóstico y asesoramiento en un 80 por ciento del coste de la actuación, hasta un máximo de 5.000 euros, y la implantación de los servicios tecnológicos de comercio electrónico, en una segunda fase, con un máximo de 10.000 euros.